Somni d’una nit d’estiu, Mendelssohn

Lo que yo pretendía es que la mente y el espíritu fuesen los motores del cuerpo y lo elevasen sin esfuerzo aparente hacia la luz.
Isadora Duncan

Óleo sobre metacrilato

70x100 cm